¿Cuando debo empezar las clases para mi cachorro?

Fecha: 15.02.2016 | Comportamiento

Cuando introducimos un cachorro en casa, lo habitual los primeros días es que, nos causa tal ternura y tenemos tantas expectativas en cuanto a la convivencia y la relación que vamos a tener que solemos permitir cosas que en principio no teníamos pensado hacer. Nos resulta simpático cuando nos coge algún peluche o zapatilla que es más grande que él y se sienta tranquilamente con esos grandes ojos y orejotas a mordisquearlo. O cuando empieza a dar saltos intentando subir al sofá o cama y por fin lo consigue. Que tenacidad! No teníamos pensado que durmiese encima pero… Es tan bonito y pequeño… Alguna vez nos roba un calcetín con esas ganas de jugar todo el rato y de llamar nuestra atención y comienza a jugar al pilla pilla con nosotros… A veces nos pone nerviosos pero… Es tan adorable…


Una vez más insistimos en la enorme importancia de comenzar a una temprana edad con la educación y la valoración del carácter de un cachorro. Todas esas conductas, las eliminaciones en casa, mordiscos en las manos, pies…. Son conductas típicas de cachorro pero que hay que intentar canalizar lo antes posible, porque son situaciones que si no aprendemos desde pequeño como manejarlas, al final empezarán a dar problemas de convivencia antes de lo que imaginamos.


En los primeros meses de edad es cuando se debe crear el vínculo con su nueva familia y marcar los límites que se van a crear en casa para facilitar la convivencia. Es fundamental crear una buena relación de confianza y respeto mutuo para evitar encontronazos, enfados, reproches…

IMG_4195-1
Los primeros meses son los más importantes en la vida de un perro y hay ciertos aspectos que son imprescindibles ocuparse de ellos en esta etapa. Uno de ellos es la inhibición del mordisco. El cachorro tiene unas necesidades de morder casi constantemente debido a que en esta etapa le salen los dientes de leche e inmediatamente después, se le caen y le salen los definitivos. Todo ello en tan solo unos pocos meses. Consecuencia de ello es el enorme dolor de boca que suelen tener en esta etapa. A pesar de ser normal, es importantísimo que le enseñemos que es lo que debe o no morder y saber qué hacer cuando muerde cosas como sillas, muebles, nuestras manos, pies… Es importante saber llevar estos momentos para no estropear ese vínculo que, no nos olvidemos, debemos crear estos primeros meses. 


Otra cuestión fundamental es ocuparnos de que nuestro cachorro aprenda lo antes posible a hacer sus necesidades en el lugar adecuado. Es normal que un cachorro cada poco tiempo tenga la necesidad de hacer pis, su organismo aún no está preparado para aguantar demasiadas horas, pero no por ello debemos desesperarnos ni asumir que nuestra casa debe ser su cuarto de baño. Cuanto antes le enseñemos la conducta higiénica, mejor para toda la familia. Esto es algo relativamente fácil enseñarle a un cachorro con las pautas adecuadas y el tiempo necesario que nos requerirá enseñar esta conducta. 


La tercera cuestión fundamental a tener en cuenta con nuestro cachorro es concentrarse en su socialización. Si queremos tener un perro equilibrado y lúdico no podemos olvidarnos bajo ningún concepto de ésto. Importantísimo que nuestro cachorro se habitué a ruidos, coches, aspiradora, secador, a la gente, bicis, perros… Hay que darle todas las experiencias posibles en esta edad. Refiriéndonos concretamente a la socialización con otros perros, es vital que nos preocupemos de que a diario vea y se relacione con varios perros. Todos los días! Grandes, pequeños, machos, hembras… Obviamente, evitando situaciones desagradables con perros que no sean equilibrados. Si en nuestra zona no tenemos posibilidad de juntarle con más perros, hay que preocuparse de ir a buscarlos. A otros parques, apuntarnos a clases para cachorros para que se pueda relacionar con ellos, lo que sea pero es totalmente necesario… 

IMG_4197-1
Y el cuarto y último punto importante en esta etapa sería comenzar su pre-adiestramiento. Los cachorros aprenden muy rápido y cuanto antes comencemos a enseñarle a andar con correa y comandos de obediencia, más fácil nos resultará la convivencia con él. Para ellos es un juego, es algo divertido y ayuda además a crear ese vínculo del que ya hemos hablado y a crear esa relación de confianza y respeto mutuo tan importante. Además les hace quemar energía y eso, en casa lo agradeceremos.
En BestCan somos especialistas en esta etapa de la vida de tu perro. Podemos asesorarte para que desde el principio se cree esa relación tan bonita entre ambos y que aprendáis a manejar esas situaciones a veces difíciles. Trabajamos los pre-adiestramientos tanto a domicilio como en nuestro centro, de forma personalizada con clases personales o en grupo. Contamos además con unas instalaciones específicas para cachorros con todas las calidades y elementos necesarios para su aprendizaje si tú opción es dejarle unos días para socializar correctamente con otros perros equilibrados.
Recordad que la educación que reciba el cachorro junto, obviamente su genética, será lo que marcará cómo será el perro cuando sea adulto.

Noemí Caballeo
Terapeuta y adiestradora en BestCan

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 2.0/5 (1 vote cast)
¿Cuando debo empezar las clases para mi cachorro?, 2.0 out of 5 based on 1 rating

Deja un comentario

nombre (obligatorio)
Website
Tu mensaje (obligatorio)